Familia

Rabí Gifter siempre le compraba a su mujer flores para su cumpleaños, incluso cuando estaba en silla de ruedas

Siempre se aseguraba de comprarle flores para su cumpleaños antes de Yom Kipur

Rabí Gifter siempre le compraba a su mujer flores para su cumpleaños, incluso cuando estaba en silla de ruedas
En los días previos a Yom Kipur, Rabí Mordejai Gifter llevaba a cabo un profundo trabajo espiritual. Sus hijos cuentan que se sentaba a la mesa temblando de miedo por el juicio de D-os y no hablaba de cosas vanas. Pero su mujer cumplía años justamente en ese día y para él comprarle flores a su esposa para la ocasión no era algo sin importancia. Él se lo tomaba muy en serio y cada víspera de Yom Kipur él se aseguraba de comprarle flores en honor a su cumpleaños.

Cuando terminaba sus rezos de la tarde antes de la comida festiva previa a Yom Kipur, le pedía a un alumno que lo llevara al florista y llegaba a casa con un ramo de flores para su mujer. Cada Yom Kipur la mesa estaba adornada con flores para ella.
Cuando él se enfermó y necesitaba andar en silla de ruedas, enviaba a alguien a comprar las flores y se aseguraba de tenerlas en la silla de rueda para dárselas a su mujer. Un año más tarde, cuando ya estaba muy débil, se puso las flores en el regazo y se las hizo rodar para dárselas a su mujer.

Cuando ya no se podía mover, ella fue y compró flores de seda y se las mostró a él como diciéndole que ella continuaba con aquella costumbre tan linda de comprarle flores para el cumpleaños. Ese florero con flores de seda sigue adornando la mesa hasta el día de hoy. Y cuando las flores empiezan a juntar polvo, ella las lava y vuelven a recobrar el brillo. Ella hace esto desde hace ya quince años, cuando falleció Rabí Gifter. Que su memoria sea una bendición.
 
 
Lo más leído
https://es.hidabroot.com/