Judaísmo

¿Quién es Hashem? ¿Qué significa “Hashem”?

Una explicación kabalística pero simple de Rabí Najum Chaimowitz

¿Quién es Hashem? ¿Qué significa “Hashem”?
De acuerdo con el judaísmo tradicional, el punto de partida objetivo de todo en este mundo es Hashem. La Torá comienza diciendo: “En el comienzo, Hashem creó el Cielo y la tierra” (1:1). Las primeras palabras de D-os al pueblo judío cuando les dio la Torá fueron: “Yo soy Hashem, su D-os”. Maimónides, al enumerar las mitzvot, comienza con la primera mitzvá diciendo: “Sabe que existe una Primera Causa (o sea, Hashem) y que Él trae a la existencia todo lo que existe”.

Ese es el punto de partida objetivo que ha sido transmitido de padres a hijos en la cadena de la tradición judía. Es el punto de partida espiritual de todo lo que existe. Es algo que jamás habríamos podido elucidar en este mundo en el que vivimos, que desde nuestra perspectiva parecería ser interminable. No es algo que alguien “simplemente eligió” de modo arbitrario. Es algo que puede verificarse en forma clara por medio de la propia experiencia personal. Pero antes de que empecemos a poner en práctica este primer axioma, antes debemos entender quién es Hashem.

El “Nombre” de Hashem
 
El término “Hashem” significa literalmente “El Nombre”. Es una referencia al Nombre específico de D-os que le fue revelado a Moisés en Egipto. Se Lo llama “Hashem” – “El Nombre”, en alusión al hecho de que solamente puede ser concebido en el pensamiento pero no puede pronunciarse. Aunque no está permitido enunciar las letras de “El Nombre” de D-os, y solamente podemos llamarlo “Hashem” o “Ado-nai” (nuestro Amo), las letras propiamente dichas contienen la clave de su significado. La raíz etimológica de las letras se corresponde con el verbo hebreo “ser” o “existir”.

Por lo tanto, cada vez que pensamos o nos referimos a “El Nombre” o a “Hashem”, en realidad tenemos la intención de describir a D-os como “Aquel Que trae a la existencia todo lo que conocemos”. E inclusive esta definición, que es suficiente para cumplir con nuestro nivel básico y requerido de conexión con D-os a través de nuestros rezos, está limitado por nuestra limitada perspectiva humana, y no logra encapsular del todo Su Verdadera Realidad.
Únicamente desde el ángulo de nuestra limitada perspectiva humana nos referimos a D-os en términos del atributo de “Ser” y “Aquel que trae a la existencia todo lo que conocemos”. Sin embargo, existe otro concepto aún más elevado y más abarcador de Hashem que pertenece a Su verdadera Realidad. En Su verdadera Realidad, “Hashem” trasciende infinitamente la descripción de ser “solamente” Aquel que trae a la existencia todo lo que conocemos; su verdadera Realidad es la Infinidad Misma.
 
Ein Sof Baruj Hu – El Infinito Bendito Sea
 
Los kabalistas enseñan que la única referencia a Hashem que podemos usar para describir Su Verdadera Esencia es “Ein Sof” – literalmente, Sin (o sea, más allá de…) Descripción – Baruj Hu – Bendito Sea Él. Vale decir que la única definición real de Hashem es: “Sin descripción posible”, “Sin limitación posible”, “Sin articulación o referencia posible”. Toda palabra o definición que podamos expresar implica cierta forma de limitación o restricción. Dado que somos seres finitos y nuestra mente humana solamente puede captar conceptos finitos, todas las palabras que usamos necesariamente se relacionan con existencias finitas.
Por lo tanto, no podemos usar nuestros conceptos limitados para definir a Hashem. La Verdadera Existencia de Hashem es tan grande y está tanto más allá de nuestra capacidad de entendimiento que cualquier descripción o definición que podamos alguna vez concebir ya es algo restrictivo y, por lo tanto, falso.
Si tratáramos de imaginar “la Realidad de Hashem” tal como Él verdaderamente es, necesitaríamos imaginarlo como un ser sin limitación ni definición ni referencia, lo cual es imposible de imaginar. Por eso los kabalistas nos dicen que la forma más correcta de percibir a Hashem es como Existencia, pero más allá de toda descripción específica que podamos imaginar. Podemos saber con certeza que Ein Sof Baruj Hu existe, pero no podemos captar en nuestras mentes Su Esencia. Su verdadera esencia es la fuerza Vital propiamente dicha, la Energía de origen de todo lo que existe.

Él está más allá de todo lo que podamos captar en este mundo finito y él está más allá de todo en el universo que podemos entender. Su Realidad se extiende más allá del universo y todo el universo en realidad está situado en Él. Él es la primera Causa y el Creador de todo en el universo que conocemos. Él es de donde venimos y por lo tanto es el punto de partida objetivo de todo. Él es también adonde vamos y por lo tanto es también el “objetivo” de todo lo que tratamos de alcanzar.
 
Adaptado de “Todo es para bien” de Rabí Najum Chaimowitz.
 
Lo más leído
https://es.hidabroot.com/