Judaísmo

¿Hasta dónde llega la recompensa para quien salva una vida?

D-os recompensa no sólo por salvar a esa persona sino a todas las futuras generaciones que saldrán de ella

¿Hasta dónde llega la recompensa para quien salva una vida?
¡Miren hasta dónde llega el hecho de traer una influencia positiva al mundo!

Un hombre se estaba ahogando en un río y su amigo, que estaba parado en la orilla, le arroja un salvavidas y el hombre que se está ahogando se salva. Si contemplamos solamente la recompensa de este acto y le ponemos un precio, tal vez valga unos cuantos pesos. ¿Acaso se merece una recompensa grande por tan sólo arrojarle un salvavidas al agua?

Pero si pensamos en la vida que salvó y en las vidas de los descendientes de esa persona hasta el final de todas las generaciones, que no habrían nacido si él no hubiera arrojado ese salvavidas, vamos a llegar a la conclusión de que este hecho finito tiene una influencia infinita y se merece una recompensa infinita.
Ese es el significado de la frase “Él recompensa al hombre de benevolencia de acuerdo con sus logros” (plegaria Igdal). D-os le paga al hombre no solamente por ese acto aislado sino que toma en cuenta todo el bien que resulta de dicho acto. La persona que tuvo el mérito de hacer cosas buenas que afectaron positivamente a sus amigos y sus vecinos, que mejoraron su propio comportamiento gracias a él recibe la recompensa de todo ese fortalecimiento y entusiasmo que creó.
 
Todo el que sea consciente de esto sin lugar a duda tratará de mejorar su conducta y tratará incluso a la mitzvá más insignificante como si fuera el proyecto más grande de su vida, porque, tal como hemos dicho, una pequeña mitzvá puede influenciar a tres o cuatro personas y estas pueden influenciar a su vez a otras tantas personas hasta que toda esta bondad aumenta en forma exponencial a partir de una sola mitvzvá que hizo una sola persona. Y esa persona va a recibir la recompensa de todos ellos juntos.
 
Lo más leído
https://es.hidabroot.com/