El comienzo del Universo

La estructura de la corteza terrestre atestigua: “D-os creó el mundo” La estructura de la corteza terrestre ha desconcertado a los científicos durante generaciones

El comienzo del Universo
La estructura de la corteza terrestre es un tema que está causando molestia entre los científicos ateos. El misterio de la corteza es tan grande que es llamado “el santo grial de la geología”.

Esta es la esencia del enigma: la capa externa de la corteza está compuesta de placas tectónicas que son duras, frágiles y de temperatura relativamente baja. La corteza interna que vemos en las erupciones volcánicas son magma fundido hirviente. Ningún planeta en nuestro sistema solar tiene una corteza con la misma estructura que la Tierra.

Y la cosa se pone todavía más confusa. Las placas tectónicas antes mencionadas poseen dos clases de corteza: corteza oceánica y corteza continental. Los científicos tienen una clara estimación de cómo se formó la corteza oceánica -de magma fundido que se enfrió en el mar. En otras palabras, material proveniente de la caliente corteza interna que se endureció.  Existen cadenas montañosas enteras bajo mar que tienen una capa de basalto que parece haber sido derramado desde el piso oceánico. El basalto es roca volcánica que alguna vez fue magma.
La corteza continental es muy diferente. Su creación sigue siendo un misterio, pues está repleta de minerales de silicato que hacen que la corteza continental de la Tierra sea mucho más densa y más pesada que la corteza oceánica.

Los científicos tienen la teoría de que la corteza continental se formó antes y es más antigua que la oceánica. Eso explicaría la densidad pero todavía queda por explicar cómo se formó.
Hay dos estudios recientes sobre este tema: uno es del “New Scientist” y el otro, de la revista “Nature Geoscience”. Ambos hablan de explicaciones referentes a una capa de corteza estrecha hasta una profundidad de 250 metros como máximo, no más que eso. Pero lo más sorprendente de todo es que en la revista Nature Geoscience, el estudio demostró que los lugares cuya corteza sí podía explicarse eran secciones relativamente “nuevas” que poseen una composición distinta a las cortezas clásicas, que son mucho más densas, y con las cuales estamos familiarizados.

Lo cual nos trae de nuevo a nuestra pregunta inicial: ¿cómo fue que la corteza continental se formó debajo de los continentes? Y cómo sucedió tan rápido.

Los científicos no tienen respuesta, pero la Torá sí (Génesis 1:9-10):

Y D-os dijo: “Que las aguas que están por debajo de los cielos se reúnan en un lugar y que aparezca la tierra seca”. Y así fue. Y D-os llamó al suelo seco “tierra” y a la reunión de aguas la llamó “mares” y D-os vio que era bueno.
 
Lo más leído
https://es.hidabroot.com/